Ser Original

A la vez que creábamos este blog nos hemos ido cuestionando qué estrategia íbamos a seguir para lograr abordar los diferentes temas de una forma original, diferenciada, que llame la atención, y que sea la ostia para el máximo de lectores posibles…

Pensando y pensando, hemos llegado a la conclusión de que ser original es algo que se consigue cuando dejas de intentar de serlo! ¿Es ser original seguir las tendencias? Aparentemente puede parecerlo; puede que ser barbudo y llevar unos pantalones que gritan “¡No me entras tío!” dé un cierto aroma de originalidad hoy en día, aunque algo me hace pensar que tarde temprano ese aroma hará más honor a la esencia de un vertedero que a la de la originalidad…

Entonces ¿qué es ser original? La verdad… ¡Ni la mas remota idea!, lo que para una persona puede parecer original, para otra puede no serlo, aunque para nosotros, además de las nubes de moscas que sobre vuelan los tufos a ingenieria social y a márqueting, hay algunos indicadores que hacen encender la luz de alarma que parpadea “Borreguismo! Borreguismo! Borreguismo!”…

El principal indicador es la homogeniedad,,, Cuando una gran mayoría comparte los mismos estereotipos de lo que es original, en si mismo ya va en contra de la propia definición de original: Una obra original ni deriva de otras obras ni es una copia realizada sobre otra, que sería su origen. (ver aquí).

No nos hacemos responsables de las opiniones emitidas en este video.

Es decir, en el momento que que no eres el primero, ya no eres original, y esto va para todos y todas las víctimas de la TV y de la industria de la moda, no digo que sea bueno o malo dejarse influir y hacer apología de la carencia de personalidad, pero amigo, la originalidad la tienes donde empieza el tufo…

Quizá esté equivocado, intuyo que la originalidad es aquello que perdemos intentando ser originales a base de referentes externos… La originalidad está dentro y es algo que no cambia, así que, para descubrir nuestra originalidad, quizá debamos dejar de danzar al son de las masas, y empezar con la incómoda tarea de mirar hacia adentro y descubrir nuestro oro, aunque para ello tengamos que apartar y limpiar nuestras mierdas… Empezando a hacer, pensar, decir, escuchar, mirar, aprender, etc. de una manera diferente a la de todo el mundo y lejos del “Esto siempre se ha hecho así hijo”.

Así que bueno… esperamos ser lo más fieles a nosotros mismos de aquí en adelante!