¿Ya sabes como elegir tus zapatillas de running?

Que es un buen calzado para correr?

Todo depende del tipo de pié que tengas y de tu forma de correr. Si tienes los pies planos, posiblemente también eres pronador, es decir se inclinan demasiado hacia dentro al tocar el suelo. Si tienes un puente alto y rígido, seguramente eres supinador, lo que quiere decir que tus pies se inclinan demasiado hacia fuera al tocar el suelo. Y si tienes un puente medio, posiblemente bajan de forma normal sin inclinarse demasiado hacia ningún lado. Es importante encontrar un calzado para correr que consiga este objetivo final; de otro modo puedes acabar con serias lesiones en los pies.

Para saber qué tipo de pié tienes, pídele a un amigo que mida uno de tus pies, sin calcetines, mientras estás sentado y de nuevo estando de pié. Si la medida del largo de tu pié no varía, quiere decir que tu puente es alto y rígido, y que eres supinador. Si estando de pié, mide 0,5 cm o mas de largo, tienes un pié plano y eres pronador. Si te encuentras entre ambas opciones, tus pies se pueden considerar normales.

Casi todos los fabricantes de calzado para correr disponen de modelos diseñados específicamente para estos tres tipos de pies, que se etiquetan en general de esta forma:

Amortiguación (para puentes altos). Estos zapatos vienen con mayor amortiguación en la entresuela para ayudar a tus pies a absorber los golpes; las suelas tienen una forma curvada o semicurva (visto desde la parte inferior) que ayuda a mantener un movimiento normal de marcha.

Control de movimiento (para pies planos). De forma recta y con una entresuela más rígida que otro calzado para correr, estos te ayudan a mantener tus pies bien alineados.

Estabilidad (para pies normales). Este tipo de calzado también tiene forma semicurva, pero la entresuela es menos rígida y permite que tus pies se apoyen en el suelo de forma natural..

Como me aseguro de que mi calzado está bien ajustado?

Acude a un comercio especializado en calzado para correr que disponga de un equipo de vendedores con conocimientos técnicos. Prepárate para dedicar un mínimo de una hora probándote calzado. Aquí te damos algunos consejos para ayudarte a conseguir un buen ajuste.:

Compra al final del día o después de haber corrido, cuando tus pies tienden a estar ligeramente hinchados.

Lleva calcetines del mismo grosor que los que usas para correr.

No te centres en tallas numéricas, ya que estas varían de una marca a otra. No es extraño encontrar que el calzado para correr pueda ser media talla o incluso una talla más grande que la de los zapatos de vestir.

Procura que el talón quede perfectamente sujeto, si se desliza hacia arriba y hacia abajo cuando se corre, puedes acabar con ampollas..

La parte delantera del zapato debe ser espaciosa. Debes poder mover los dedos de los pies arriba y abajo, y el espacio entre los dedos y la punta del zapato debe ser de una anchura equivalente a la mitad o incluso la totalidad del dedo gordo del pie.

Asegúrate de que la parte del calzado en la que apoya el puente queda ajustada pero no apretada.

Si llevas plantillas ortopédicas (personalizadas) llévalas también cuando vayas a comprar..

Asegúrate que las plantillas de los zapatos que compras se pueden quitar, para reemplazarlas con las tuyas.

Pregunta si puedes dar una vuelta a la manzana corriendo, para asegurarte que los zapatos son confortables.

Si ya tienes un par de zapatos de correr, llévalos a la tienda (aunque no estés satisfecho con ellos). Un vendedor experimentado puede ver por la forma del desgaste, como funcionan tus pies y que calzado es el más adecuado para ti.

Son importantes la marca o el precio?

Los principales fabricantes de calzado para correr, ofrecen los tres modelos distintos de zapatos, pero cada uno utiliza un diseño diferente. Una vez que tengas claro tu tipo de pie, es buena idea probar un montón de marcas diferentes, con el fin de encontrar la que se ajuste mejor. Raramente será necesario gastar más de 80 Euros, aunque es posible un zapato acolchado, con control de movimiento, o de la última generación o estilo, te cueste algo más.

Como saber cuándo ha llegado la hora de cambiar mis zapatillas de correr?

Haz un seguimiento de los kilómetros que corres; La vida media útil de la mayoría de zapatillas de correr es de aproximadamente 650 km. Si corres unos 40 km a la semana, necesitarás un par nuevo cada cuatro meses. Una buena estrategia es comprar dos pares y usarlos en días alternos, ya que así le damos a cada par el tiempo necesario para que se sequen y recuperen la forma.